Hubo otra pandemia de coronavirus hace 130 años

  • Posted on: 14 September 2021
  • By: Germán Fernández

La falta de muestras para analizar impide afirmar con total seguridad que hace 130 años se vivió una pandemia de características muy similares a la actual, provocada por el coronavirus HCoV-OC43, que en la actualidad nos causa resfriados.

Se trata de la pandemia de 1889-1890, también llamada gripe rusa, al iniciarse en San Petersburgo el 1 de diciembre de 1889. Se propagó rápidamente por Europa llegando a Estados Unidos en tan solo 70 días. En cuatro meses se había extendido a todo el mundo.

La mortalidad fue relativamente baja, sobre el 1%, pero debido al gran número de afectados se cree que causó más de un millón de muertes en todo el mundo.

La primera ola tuvo lugar entre octubre de 1889 y diciembre de 1890. La segunda ola entre marzo y junio de 1891. La tercera ola entre noviembre de 1891 y junio de 1892. La cuarta ola en la primavera de 1893 y una quinta ola en el inverno de 1893-1894.

Durante todo el siglo XX los virólogos asociaron esta pandemia el virus de la gripe H3N8, basándose en que algunas personas nacidas antes de 1890 presentaban anticuerpos contra él. Pero en 2004 investigadores de la Universidad de Leuven en Belgica secuenciaron el HCoV-OC43, encontrado una gran similitud genética con el coronavirus bobino BCoV. El análisis de reloj molecular considerando una tasa evolutiva constante de 4x10^{-4} mutaciones por año, muestra que el evento zoonótico ocurrió sobre 1890, con un intervalo de confianza del 95%.

Esta es la publicación de Leuven: https://rega.kuleuven.be/cev/avd/files/publications/peer_reviewed/comple...

¿Estamos solos en la galaxia?

  • Posted on: 15 August 2021
  • By: Germán Fernández

Siempre nos hemos sentido el centro de la creación, ocupamos el centro del Universo y todo gira en torno a nosotros, los Dioses nos crearon y nos protegen.

Pensábamos que la tierra era el centro del Universo y terminó a las afueras de la Vía Láctea, en el llamado brazo de Orión, vamos un barrio de segunda.

Pensábamos que teníamos un Sol especial, único, y terminó siendo una estrella mediocre, una enana amarilla.

Pensábamos que nuestro sol era el único con planetas y por tanto la Tierra era única en el Universo. Hoy sabemos que casi todas las estrellas tienen planetas, algunos muy similares al nuestro.

Vacuna del Sarampión frente a vacunas Covid-19

  • Posted on: 29 July 2021
  • By: Germán Fernández

Las vacunas de ahora no son como las de antes

Fijémonos en la vacuna del sarampión, desde que el virus se aisló hasta la aprobación de la vacuna pasaron 14 años (1954-1968).

Estarás pensando, vaya diferencia con respecto a las vacunas actuales que se desarrollan en 9 meses, las de antes sí que estaban probadas.

La historia de la vacuna antisarampionosa comienza en 1954 cuando John F. Enders and Dr. Thomas C. Peebles tomaron muestras de sangre de varios estudiantes enfermos de sarampión en un colegio de Boston. Lograron aislar y cultivar el sarampión a partir de la muestra de sangre de un chico de 13 años llamado David Edmonston.

https://iris.paho.org/bitstream/handle/10665.2/10757/v77n2p135.pdf?seque...

El cultivo se realizó en células de riñón humano, realizaron 24 pases observando al microscopio que los cambios que ocurrían en las células eran los característicos de una infección viral por sarampión. Se comprobó que el agente aislado y cultivado inducía, al ser inoculado, un sarampión típico en monos susceptibles. Una vez estuvieron seguros de haber aislado la cepa Edmonston pasaron al proceso de atenuación, que consiste en lograr un virus que cause una enfermedad leve o incluso asintomática pero que despierte una respuesta inmune igual al original.

COMPARACIÓN SARS-COV-2 VS VIRUS DE LA GRIPE.

  • Posted on: 25 July 2021
  • By: Germán Fernández

¡EL VIRUS MUTAAAAA! ¡TERCERA DOSIS! ¡DOSIS ANUALES!

Estamos acostumbrados a ponernos todos los años la vacuna antigripal, nadie lo cuestiona, el virus de la gripe muta y de un año para otro quedamos desprotegidos. Sin embargo, el virus de la gripe presenta unas diferencias muy notables en comparación con los coronavirus, lo que hace suponer que la estrategia de control no será la misma. Veamos esas diferencias.

Ambos son virus de ARN. El SARS es monocatenario de sentido positivo sin fragmentar, se trata de una única hebra. Por su parte el virus de la gripe es monocatenario de sentido negativo pero fragmentado, consta de ocho fragmentos que codifican sus proteínas virales.

Los virus más famosos, que nos infectan desde la niñez, son virus no fragmentados o segmentados, poseen una única cadena de ARN. Entre estos virus está el Sarampión, Paperas, Poliomielitis, Rubeola, Rabia y la extinta Viruela. Todos ellos cuentan con vacunas fuertemente inmunogénicas, que en la mayor parte de los casos protegen de por vida, o como mucho precisan de algún refuerzo cada 10 o 20 años.

¿Por qué el virus de la gripe se comporta de un modo diferente?

El virus de la gripe tiene en su superficie dos proteínas principales, la hemaglutinina y la neuraminidasa. Desde el punto de vista antigénico hay 16 subtipos de hemaglutinina (H1,........,H16) y 9 subtipos de neuraminidasa (N1,......N9). Un virus que posea la hemaglutinina H1 y la neuraminidasa N1, será del tipo H1N1, lo que da lugar a 144 combinaciones posibles, aunque por suerte so

lo algunas pueden infectar a los humanos. Las mutaciones que llegan a producir evasión inmune (deriva antigénica) afectan principalmente a la hemaglutinina, y aunque es un virus que muta mucho más que el SARS al no disponer de un mecanismo corrector en su polimerasa, se estima que se precisa al menos de 4 años para lograr las sustituciones de aminoácidos que le permitan dicha evasión.

Pero el virus de la gripe tiene un segundo mecanismo de cambio, que es muchísimo más potente que la deriva antigénica, llamado cambio antigénico. De esta forma logra una gran variedad de cepas, algunas muy mortales como la que asoló al mundo en 1918. El cambio antigénico se produce cuando dos virus diferentes infectan la misma célula. Al tratarse de un genoma segmentado, los fragmentos de ambos virus se mezclan y se generan nuevos virus con un genoma muy diferente a los de partida. Mucha veces estas copias no son viables, pero en ocasiones esa combinación genera cepas contagiosas y letales.

Por si fuera poco, el virus de la gripe tiene su reservorio en las aves silvestres. Todos los años en sus migraciones vienen cargadas del virus, con sus deposiciones infectan a las aves de corral que a su vez infectan a mamíferos (cerdos, caballos, vacas,..) y ellos terminan transmitiéndonos la enfermedad.

Lo de los cerdos es toda una tragedia, en sus células tienen receptores que permiten tanto el acceso de virus de la gripe aviar como la humana. El resultado es una mezcla de genes que permite una diversidad de cepas inimaginable.

Resumiendo, el virus de la gripe por su ARN segmentado es un enemigo muy a tener en cuenta. Tendremos disgustos muy gordos con él en los próximos años. Este virus fue responsable de una auténtica masacre durante la conquista de américa, al no tener los nativos americanos defensas contra él. Supuso unos 50 millones de muertes en la epidemia de 1918 y más de 1 millón en la de 1969.

El SARS-CoV-2 es un virus mucho más inocente, todo lo que puede hacer es acumular mutaciones en la proteína de pico, generando algunas variantes (deriva antigénica). Su genoma no segmentado le impide el cambio antigénico. No tiene un reservorio natural claro, quizá un murciélago en el otro extremo del mundo. 

En conclusión, es más lógico comparar el SARS-CoV-2 con los virus del sarampión, paperas, rubeola, poliomielitis que con el virus de la gripe, lo cual es un total despropósito. Con suerte no serán necesarias muchas vacunas y con un poco más de suerte quizá pueda erradicarse como ocurrió con su hermano de 2002.

http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext...

Hemaglutinina H1N1 (pandemia 1918): https://www.rcsb.org/3d-view/1RUZ/1

Neuraminidasa N1: https://www.rcsb.org/3d-view/2HTY/1

Os deseo una feliz noche de sábado y os envío un fuerte abrazo.

EL SISTEMAS INMUNITARIO ADAPTATIVO O ESPECÍFICO (Parte II)

  • Posted on: 20 July 2021
  • By: Germán Fernández

En el primer post hablamos del sistema inmunológico innato, nuestra primera barrera defensiva y de acción rápida.  Por ejemplo, cuando nos vacunamos las reacciones adversas en la zona de inyección se deben a este primer sistema defensivo.  El propio pinchazo y las partículas virales inyectadas despiertan casi de inmediato la reacción inmune innata con inflamación, aumento de temperatura....  Sin embargo, no es el objetivo de las vacunas despertar esta respuesta, su propósito es entrenar al sistema inmunológico adaptativo, lo cual llevará mucho más tiempo, una o dos semanas, y ocurrirá de forma totalmente inadvertida. 

En conclusión, la eficacia de una vacuna no está relacionada con los efectos adversos que sentimos en los dos días posteriores a la vacunación, dependerá de una serie de procesos que ocurren a lo largo de los quince días posteriores.

Tanto la infección natural como la vacuna despiertan la inmunidad humoral, que consiste en la generación de anticuerpos específicos para bloquear y marcar el patógeno que nos ataca. Los anticuerpos se unen al patógeno impidéndole hacer su función y además lo marcan para ser fagocitado por los macrófagos.

¡Agárrate a la silla porque lo que te voy a contar marea!. 

Los responsables de la producción de anticuerpos son unas células llamadas linfocitos B.  Provienen de la médula ósea y sufren un proceso de maduración en el que por recombinación genética muestran en su superficie anticuerpos de tipo M (los famosos IgM).  El proceso de recombinación hace que cada linfocito tenga una IgM distinta y se calcula que tenemos unos mil millones de linfocitos B circulando por nuestro organismo.  Esta enorme variedad de linfocitos permite reconocer cualquier sustancia que no pertenezca a nuestro organismo, aún siendo un compuesto sintético que no exista en la naturaleza.  A estas sustancias extrañas las vamos a llamar antígenos.

https://inmunosalud.net/index.php/defensas/76-08-b-activacion-de-linfoci...

Cuando uno de esos mil millones de linfocitos se encuentra con el antígeno complementario, ambos se unen, activándose el linfocito, lo que supone generar millones de copias del mismo.  De estos clones una parte evolucionan a células plasmáticas, con capacidad de producir  hasta mil moléculas de anticuerpo por segundo, mientras que otra parte se transforma en células de memoria que quedarán en el organismo para responder a un futuro encuentro con ese antígeno concreto.

Si un linfocito B tiene una IgM en su superficie que reacciona con una sustancia del propio organismo es inmediatamente eliminado.  A veces ocurren fallos en este proceso, lo que lleva al ataque del sistema inmunológico al propio organismo, siendo el origen de las enfermedades autoinmunes, artritis, ELA.....

Resumiendo, los linfocitos B reaccionan ante sustancias extrañas (antígenos) diferenciándose en células plasmática que producen anticuerpos y células de memoria que recuerdan a la sustancia extraña por si hay futuros encuentros.

La inmunidad adaptativa tiene un segundo mecanismo llamado inmunidad celular. Las células responsables de la inmunidad celular son los linfocitos T. Los linfocitos T se activan al interaccionar con antígenos mostrados en las células presentadoras de antígenos profesionales, que son principalmente células dendríticas y macrófagos. Estas células capturan y digieren los patógenos mostrando sobre su superficie fragmentos (péptidos) de los mismos (MHC-2). Cuando un linfocito reconoce con su receptor de membrana uno de estos fragmentos se activa, creando copias del mismo, parte de las cuales se transforman en linfocitos T colaboradores que produce citocinas, linfocitos T citotóxicos que produce factores citotóxicos y linfocitos T de memoria que recuerdan el antígeno para futuros encuentros. Existen más tipos pero no merece la pena extendernos.

Veamos como trabajan los linfocitos T citotóxicos. Su receptor de membrana reconoce un antígeno específico que fue previamente mostrado por las células dendríticas, procedente de un patógeno. Cuando este linfocito encuentre una célula que muestre en su membrana (MHC-1) el mismo antígeno procederá a destruirla ya que estará infectada por el patógeno.

La vacunas muestran a estas células del sistema inmunitario adaptativo un antígeno procedente del SARS-Cov-2 (generalmente la proteína de pico). En los quince días posteriores a la vacunación se crean millones de copias del linfocito B cuyo receptor sea complementario a ese antígeno, parte de esas copias se guardarán como células B de memoria y otra parte se convertirán en plasmáticas para producir anticuerpos específicos que neutralizaran a la proteína de pico del virus. Por otro lado esa proteína será digerida por células presentadoras de antígenos, mostrándola en su superficie y activando el linfocito T que tenga el receptor complementario, se crean copias del mismo, parte de las cuales se guardarán como linfocitos T de memoria y los citotóxicos patrullarán el organismo en busca de ese antígeno expresado sobre la superficie celular, lo que alerta de célula infectada y se procede a su destrucción.

Una vez que nos vacunamos ponemos en marcha un complejo sistema de células y sustancias químicas específicas del antígeno vacunal que nos protegerán durante muchos años.

El sistema inmunitario adaptativo o específico (parte I)

  • Posted on: 19 July 2021
  • By: Germán Fernández

En el post anterior revisamos los aspectos básicos del sistema inmune innato, constituido por barreras físicas (piel, mucosas) que dificultan el acceso de los patógenos al organismo y unas células (Natural Killer y fagocitos) que los destruyen una vez han accedido.  Este sistema actúa desde los primeros minutos de la infección y su acción es idéntica para todo patógeno.

En algunas ocasiones la respueta inmune innata no es capaz de sofocar la infección y se precisa una respesta específica para el patógeno que nos tiene en jaque.  Veamos un ejemplo con el virus estrella de nuestro tiempo, el SARS-Cov-2.

Salimos de nuestro apartamento para hacer unas compras, entramos en el ascensor y respiramos ese aire cargado con el aroma de nuestros vecinos fruto de la falta de ventilación.  El infortunio hace que pequeñisimas partículas de saliva en foma de aerosol, abandonadas hace unos minutos y cargadas de viriones del SARS, penetren en nuestro sistema respiratorio.  Esa inhalación profunda las lleva directamente a nuestras células pulmonares (neumocitos), las barreras físicas del sistema inmunitario innato no han podido protegernos. 

El SARS secuestra nuestros neumocitos, les impide emitir señales de advertencia mediante secreción de interferones, quiza algunas Natural Killer detecten la falta de expresión del compejo MCH-I y destruyan algunas células infectadas, pero  otras escapan a su control.  Las células infectadas llenas de virus revientan dejando los viriones libres en el torrente sanguíneo, que rápidamente se apresuran a infectar nuevas células, haciendo inviable la acción de los fagocitos.  El sistema inmunológico innato detecta el daño tisular y comienza con los mecanimos de inflamación para llevar sangre a la zona, sube la temperatura, vierte líquido (edema) y desplaza millones de fagocitos a la zona dañada.  Pero todo resulta inútil e incluso en ocasiones contraproducente ya que una respuesta inflamatoria exacerbada puede ser muy dañina.

El enorme tropismo del SARS hace que pueda infectar casi cualquier tejido, afectando a todos nuestro órganos, pudiendo incluso cruzar la barrera hematoencefálica y provocar daños neuronales. 

Nuestra vida queda en manos del sistema inmunológico adaptativo, el cual debe buscar anticuerpos y células que ataquen de modo específico al SARS.  El resultado final dependerá de la rapidez con la que se logre esta respuesta. 

Antivirales efectivos que frenan la replicación del SARS nos harían ganar un tiempo precioso, pero no los tenemos.  También los anticuerpos monoclonales o plasma de personas que han pasado la enfermedad permiten ralentizar la replicación virial y dan un margen de tiempo valioso al sistema inmune para montar su respuesta específica.

A mi me parece una película de terror y la única forma de no entrar en ella es entregando al sistema inmunológico la información para que sepa de antemano cómo plantear la respuesta inmune específica, esa información se la entregamos a través de una vacuna.

En el próximo post comentaré, por fin, las células que participan en la respuesta inmune específica .

La respuesta inmune innata, natural o inespecífica

  • Posted on: 18 July 2021
  • By: Germán Fernández

Es nuestra primera linea de defensa y permite controlar a la mayor parte de los patógenos evitando que entren en el organismo o combatiéndolos una vez que han accedido.  Este sistema defensivo nos viene de serie, nacemos con él, y carece de memoria inmunitaria, no aprende de las infecciones pasadas. 
Durante el desarrollo embrionario se crea este primer nivel defensivo y se enseña a sus componentes celulares a distinguir lo propio de lo ajeno, no siendo responsable de las enfermedades autoinmunes. 

Se acostumbra a incluir en el sistema innato las barraras anatómicas que impiden la entrada del patógeno.  La piel es una de nuestras principales barreras, ni los virus son capaces de atravesarla.  Nuesto punto más débil está en los orificios naturales, que se blindan mediante las mucosas.  La secreción de moco o la presencia de sustancias antimicrobianas en algunos fluídos como la saliva, las lágrimas, el semen o la orina, disuaden a la mayor parte de los patógenos.

Os imagináis la de veces que estas barreras nos habrán salvado de la Covid, la de veces que el bicho se habrá quedada enredado en los mocos.

En algunas ocasiones estas barreras no son suficientes y el patógeno llega a nuestras células o a nuestra sangre, en ese momento se ponen en marcha los mecanismos internos de sistema inmune innato.

- Células asesinas naturales (Natural Killer, NK): son linfocitos grandes, que no debemos confundir con los B y T que veremos en el próximo post.  Su misión es localizar y destruir células tumorales e infectadas por virus.  Poseen unos gránulos cargados de perforinas y granzimas que inyectan a las células sospechosas provocando su destrucción.
Aún no está totalmente claro como reconocen a su objetivo, pero utilizan dos receptores de superficie, uno se une al ligando NK de la superficie celular y el otro interacciona con el antígeno mostrado en el MHC-1.  Si no hay interacción con el MHC-1 el linfocito NK entiende que la célula está secuestrada por un virus o es cancerosa, procediendo a su destrucción.

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1074761306001488

Cuando nos infectamos con el SARS-Cov-2, las células NK identifican células secuestradas por el virus, y las destruyen, dando tiempo para preparar una respuesta más específica basada en anticuerpos y celulas T, pero que puede tardar más de una semana en llegar. 

- Células fagocíticas: son células presentes en la sangre (monocitos y neutrófilos) y en los tejidos (macrófagos) capaces de captar microorganismos y restos celulares, introduciéndolos en su interior para su degradación, proceso conocido como fagocitosis.  Resulta sorprendente cómo los neutrófilos son capaces de atravesar las paredes de los vasos sanguíneos, mediante un proceso llamado extrasvasación, en el que utilizan la separación entre las células endoteliales para salir a los tejidos donde se diferencian en macrófagos.

- Los interferones: son proteínas producidas y secretadas por las células de nuestro organismo en respuesta a la presencia de patógenos, virus, bacterias, parásitos o incluso células tumorales.
Una célula infectada por el SARS-Cov-2 secretará el interferón tipo gamma que se unirá a receptores situados en la superficie de las células NK y macrófagos activándolos.  Estas células del sistema inmune comenzaran la lisis y fagocitación de la célula en apuros.  Por su parte el SARS-Cov-2 desarrolla sistemas para evitar la secreción de interferones por parte de las células que infecta y así pasar desapercibido y poder replicarse.  Se trata de una auténtica película de policías y ladrones.

-  También existe otro conjunto de veinte proteínas, llamadas el complemento, que potencian la respuesta inflamatoria, favorecen la fagocitosis y la lisis de células.

- La inflamación es también una parte importante de la respueta inmune innata.  Ante un daño en los tejidos se produce un incremento en el tamaño de los vasos sanguíneos con el propósito de incrementar el volumen sanguíneo de la zona.  Este mayor volumen de sangre calienta el tejido y lo hace enrojecer.  También se eleva la permeabilidad de los vasos sanguíneos para derramar líquído (edema) y aislar la zona dañada.  En poco tiempo llegan grandes cantidades de monocitos y neutrófilos a la zona que cruzán los capilares por extravasación, transformándose en macrófagos que limpian la zona de patógenos.

En algunas ocasiones esta respuesta inmune innata no es suficiente para neutralizar el patógeno y es necesario preparar una respuesta específica, mediante proteínas y células que reconocen de forma específica el patógeno en concreto. Esta respuesta precisa de una larga elaboración y puede no estar lista hasta pasados siete o diez días desde del comienzo de la infección. Pero esto lo veremos en el próximo post.

Curso rápido de Inmunología

  • Posted on: 18 July 2021
  • By: Germán Fernández

La inmunología es el campo de la ciencia que se ocupa del estudio del sistema inmunológico.  

Se trata de una especialidad de cuatro años a la que pueden acceder Licenciados en Medicina, Biología, Bioquímica, Biotecnología y Farmacia.  También se puede acceder con otros títulos homologados equivalentes como pueden ser los actuales grados con el Máster. 

Para acceder a esta especialidad es necesario superar un examen que capacita al profesional para ejercer en la sanidad pública o privada.  En el caso de los médicos es el MIR (médico interno residente).  Los biólogos, bioquímicos y biotecnólogos hacen el BIR (lo que sea interno residente), por su parte los farmacéuticos debe hacer el FIR (farmacéutico interno residente).

Los químicos desafortunadamente no podemos acceder a esta especialidad, aunque sí a otras después de hacer el QIR (químico interno residente).  Algunas de estas especialidades son: Análisis Clínicos, Bioquímica Clínica, Microbiología y Parasitología, y Radio Farmacia. Aunque no Inmunología.

Chess.com

  • Posted on: 10 May 2021
  • By: Germán Fernández

¿Qué es una revista depredadora?

  • Posted on: 3 April 2021
  • By: Germán Fernández

¿Qué es una revista depredadora?

Son revistas cuyo único propósito es económico, publican cualquier tipo de trabajo a cambio de un pago por parte del autor. No existe revisión por pares ni otro tipo de filtro que permita garantizar el rigor científico del trabajo. Algunos "investigadores" ven en ellas una forma de engordar sus currículums, pero esta práctica supone un serio riesgo de desprestigio.

Los artículos publicados en revistas depredadoras pueden causar graves daños a sus lectores. En los ejemplos que siguen se concluye que el dióxido de cloro es un tratamiento eficaz contra la Covid-19. Se propone un mecanismo de acción y se habla de los beneficios de inyectarlo vía intravenosa a concentración de 50 ppm. Estas publicaciones fraudulentas atentan claramente contra la salud de las personas y suelen ser aprovechadas por la medicina alternativa para dar esperanza a cambio de dinero.

https://www.hilarispublisher.com/open-access/chlorine-dioxide-in-covid19...

El dióxido de cloro oxida ciertos aminoácidos desnaturalizando la proteína de pico del SARS-CoV-2. En conclusión el dióxido de cloro disuelto en agua sirve para el tratamiento de la Covid-19.

https://www.hilarispublisher.com/open-access/chlorine-dioxide-in-covid19...

La inyección intravenosa de dióxido de cloro a 50 ppm, ¡ojo con la bestialidad!, produce un descenso de los niveles de lactato, lo que se explica por su capacidad de oxigenación a nivel celular.

Los autores de artículos publicados en revistas depredadoras también sufren riesgos:

- Sus artículos no son revisados por pares y por tanto no se ven beneficiados de las correcciones, sugerencias y credibilidad que estos otorgan.

- El trabajo tendrá poca visibilidad al no ser incluido en bases de datos.  Además puede ser eliminado de la revista sin previo aviso. 

- El publicar en este tipo de revistas puede suponer un serio desprestigio para el autor.

https://www.nature.com/articles/d41586-019-03759-y

Pages